23 de mayo de 2011

Añoranza


Poner por escrito lo que transmite el silencio. Esa extraña sensación que tienes cuando te pasas horas sentada delante de un teléfono que nunca suena o a la espera de un mensaje, uno tan simple y sencillo que rece algo como ''hoy he pensado en ti''. Porque eso, sencillamente esas cinco palabras te harían sentir que no estás sola, que la distancia no ha matado esos sentimientos, que la rutina no ha guiado al olvido...
Ojalá, siempre espero el momento en que ojalá mi teléfono móvil se ilumine y seas tu, y que esta extraña sensación de vacío se llene una vez más antes de consumirse en el frío de la noche. Pero aunque intente engañarme y ponerme una venda en los ojos, la mayoría de las veces sé que eso no sucederá.
Hay veces que hay que aprender a lidiar sólo con el dolor que te provoca la marcha de un ser querido sabiendo que, aunque pidas consejo a los demás, debes acabar superándolo tú solo y nadie más que tú puede saber cuál es el camino correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes recientes