18 de junio de 2011

Hielo

Es como si de repente hiciera frío de nuevo. Su corazón se había helado y era incapaz de sentir nada. No podía llorar, no podía autoinculparse o deprimirse, no era capaz de sentir algo, lo más mínimo. Era como si todo aquello la hubiera dejado en shock y no supiera cómo reaccionar o que simplemente prefiriera cerrar su corazón y meterlo en el congelador de nuevo...

¿Qué mejor? Así nunca más volvería a sentir dolor. Aquello, el hecho de haber dañado a alguien tan importante para ella, le había hecho tomar aquella decisión. Era sencillo y dejar de sentir se le antojaba en ese momento lo más sencillo del mundo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes recientes