11 de enero de 2012

Hablemos de utopías y banalidades varias...

Ayer me dijeron que la felicidad es el fin último de todas las personas y yo me pregunto: ''¿es que acaso eso existe?''.

La felicidad es, a mi entender, la mayor utopía que la humanidad ha creado. Desde que nos levantamos soñolientos de la cama hasta que volvemos agotados a ella a última hora de la noche no paramos de repetirnos que ese día encontraremos ese algo o a ese alguien que nos haga sonreír, que le de sentido a todo, que nos haga realmente felices. Y así día tras día, semana tras semana...Te pasas años buscando algo que en realidad no existe o, si existe, a veces dura sólo un instante o dos o tres pero no toda la vida como dicen algunos.

Con los años te vuelves un tanto escéptico y te cuestionas qué es lo que nos ha llevado a martirizarnos con dicha búsqueda y, como si de repente se tratara de una iluminación divina, lo entiendes. Cuando te meten en la cabeza eso de que debes ser feliz a toda costa accionas una serie de mecanismos internos que ponen en funcionamiento sensaciones, emociones y deseos que jamás llegan a saciarse por completo.

¡No os engañéis! Cuando creáis que sois felices, que no podéis serlo más, sucederá algo que perturbará la paz de vuestras almas y volverá a haceros infelices. Os levantareis una mañana, mirareis a la persona que yace dormida a vuestro lado y os daréis cuenta de que tal vez no sea la persona de vuestra vida, ¿lo veis? Otra utopía más. La persona de tu vida...

Y así pasan los minutos, los segundos, las horas...Le dedicamos tiempo a cosas insulsas, sin sentido, cosas banales como perder el tiempo con ensoñaciones varias que sólo acentuarán nuestro dolor interno, que terminarán de hundirnos por completo. ¡Dioses! Hay fuera hay un mundo que construir y nosotros perdiendo el tiempo con cuentos de hadas, mentiras inventadas por la prensa, los medios y los comercios, y un sin fin de mentiras varias que nos cuentan a lo largo del día para hacernos creer que todo es posible.

¡Señores!, la vida es dura y cuanto antes comprendamos que sin lucha y sudor el esfuerzo no vale la pena, antes nos daremos cuenta de que las utopías y las banalidades debemos dejárselas a aquellas personas que siguen soñando con un mundo mejor en el que los malos no sean tan malos y los buenos se pasen la vida haciendo milagros.

5 comentarios:

  1. Jaaaaaaaaaaajajajajaja ¡JODER, COMO ME HA GUSTADO LEER ESTO! Me ha dado una fuerza impresionante. Por un momento pensé que era yo el que estaba diciendo esto mismo frente a miles de personas como si fuera un orador en una convención. Jaajajajajaja +1 por tu ingenio, sinceridad y por tu fuerza a la hora de expresarte.


    PD: Gracias por pasarte por mi blog y comentarme. Creo a partir de ahora seré yo el que visite tu blog con más asiduidad

    ResponderEliminar
  2. Pues nada, ya sabes que no estás sólo en esto ;) La humanidad necesita gente que le haga abrir los ojos aunque tú digas que pareceremos oradores en una convención xD

    No me des las gracias por pasarme, me encanta como escribes y es un gusto leerte :)

    ResponderEliminar
  3. Creo que el gran problema es que nos han vendido que algún día aparecerá ese algo o a ese alguien, pero en realidad ese algo o ese alguien esta dentro de nosotros, debemos aprender a encontrarlo, aprender a sentirnos bien con nosotros mismos, sin esperar nada de los demás. Solo así podremos ser totalmente felices

    ResponderEliminar
  4. La verdad, aunque me cueste un poco admitirlo esque tienes razon.
    Yo siempre e sido la tipica niña ingenua que pensaba que todos los sueños imposibles, que el chico de tus sueños se fijara en ti y todas esas memeces que te sueles imaginar antes de dormirte, se fueran a hacer realidad.
    Pero es verdad, nos an vendido un mundo de fantasia e ilusion en el que la gente se imagina cosas y les gustaria que todo fuese bonito, sin ver que la realidad es mucho mas dura.
    Me a encantado tu entrada, te sigo.
    Un beso (:

    ResponderEliminar
  5. Meeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee gusta!

    ResponderEliminar

Visitantes recientes