22 de abril de 2013

The Words

A veces, simplemente, no hay manera de volver atrás. A veces son los caminos los que se rompen y separan a las personas. A veces son las personas las que cierran las puertas con cerrojo y arrojan la llave a un lugar en el que jamás volver a buscarla. Y a veces, sólo a veces, es una palabra. Una palabra mal dicha en un contexto poco adecuado. O una palabra que nunca se dijo o nunca se escribió. A veces essa palabra que podría haber movido mundos, rompe realidades. Esa palabra que unida a otras puede hacer feliz a alguien o relegarlo al pozo de la soledad. Y es que las palabras son demasiado poderosas y dañinas. Las palabras en bocas equivocadas desencadenan guerras, provocan desastres, hacen nacer miedos...
Pero no sabemos vivir sin palabras.Siempre nos han hecho creer que lo que no se dice o no se escribe no se siente. Necesitamos ver un ''te quiero'' escritou oído de los labios de una persona para sentir que es verdad, porque si no pensamos que los sentimientos no son sinceros.

Lo que olvidamos, lo que la sociedad no nos dice es que, a veces (casi la mayor parte de ellas), valen más los actos. Vale más lo que una persona pueda demostrar que lo que pueda decir o escribir. Porque las palabras se contar verdades a medias, para poder mentirnos entre nosotros. En cambio los gestos, las accionesno tienen esa cualidad. No nos obligamos a demostrarle a alguien que nos importa si no es así. No nos podemos obligar a estar con alguien si en realidad no nos sentimos a gusto.

Pero vivimos en la sociedad de las palabras. Una sociedad empobrecida que ha olvidado sus tiempos mejores. Una sociedad en la que no se es feliz sin palabras y eso es algo muy triste. Es triste porque las palabras sin actos que las acompañen no valen nada. Porque a veces se dice más con un gesto que con una palabra. Y porque las palabras son las que nos impiden volver atrás. Porque las palabras una vez dichasno pueden retirarse. Y porque las palabras rompen caminos y cierran y roban llaves. Porque necesitamos una sociedad diferente y nos necesitamos entre nosotros. No debemos dejar qeu las palabras definan nuestro actos. Convirtamos nuestra sociedad, en la sociedad de los gestos, de las demostraciones. Menos palabras y más actos, eso es lo que necesitamos.

1 comentario:

  1. Estoy contigo. Pero las palabras también rompen actos.
    Deberían de existir más demostraciones y menos palabras, aunque eres a la primera que a veces hay que decirle las cosas porque no te quieres dar cuenta de los actos.

    Y una que esta dispuesta a darlo todo, puede encontrarse a mitad de la aventura el muro.

    No te conte, pero ya te contare lo que queria hacer esta semana.


    Un beso pequeña.

    ResponderEliminar

Visitantes recientes