22 de diciembre de 2010

Momentos

En la vida hay momentos y momentos...
     Hay momentos en lo que aparecen una serie de personas que te hacen la vida más fácil , que te escuchan, te apoyan, te comprenden y con las cuales compartes momentos inolvidables. Hay momentos en los que conoces a alguien especial; alguien que de repente le da sentido a todo lo que antes no lo tenía, alguien tan distinto a todo lo que has vivido antes, pero alguien que realmente parece que merece la pena, alguien que poco a poco empieza a importarte. Momentos de risas, de conversaciones hasta las tantas, de confesiones bajos los efectos del alcohol, de abrazos, besos, esperas bajo la lluvia....
     Pero también hay momentos de otro tipo, momentos de esos que duelen. Despertarte en mitad de la madrugada con la boca sabiendo a recuerdos de un pasado que se terminó por disolver, de un pasado en el que eras increíblemente feliz. Momentos en los que deseas volver atrás y cambiarlo todo, cambiar esas decisiones que te alejaron de esas personas tan importantes para ti. Momentos en los que te sientes un cero a la izquierda, en los cuales las cosas no salen bien y te acabas quedando con las ganas de algo que no sucede. Momentos en los que te sientes impotente y no puedes evitar que las lágrimas acaben resbalando por tu rostro.
     Y es que eso es la vida: un conjunto de momentos, buenos y malos; un equilibrio entre ser feliz y ser desdichado; porque si todo fuera bueno siempre, no sabríamos apreciar los pequeños detalles y giros del destino. Porque quiero ser feliz, sí, y quiero no echar de menos muchas cosas que ya no tengo, pero sé que no puedo cambiar eso, no puedo controlarlo todo, pero puedo intentar vivir, vivir todo lo intensamente que se me permita sin mirar atrás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes recientes