21 de marzo de 2013

20 PARA 21 (siempre es primavera)



Ahora que voy a cumplir 21 años puedo decir que los 20 han sido sin duda la mejor etapa de mi vida. En tan sólo un año he vivido cosas que no voy a olvidar nunca, he conocido personas que me han demostrado cosas que nunca antes nadie me habían demostrado, me he superado a mí misma y a mis miedos y puedo decir que ha sido una etapa preciosa, llena de gente, de momentos, de sonrisas, de sueños, de cosas que hace un año creía impensables.

Para mí los 20 han significado el antes y el después de mi vida. Los 20 son mi Erasmus y toda la gente tan increíble que he conocido aquí. Mis 20 son Él y todos los buenos y malos momentos que hemos pasado. Pero, sobre todo, mis 20 han sido esa etapa en la que me he permitido ser realmente yo, con mis miedos y mis debilidades, con mis ganas de comerme el mundo y mis sueños, y no me ha ido tan mal.

Estoy viviendo uno de mis sueños de siempre. Vivo en Milán, he trabajado de estilista, estoy haciendo lo que me gusta y me siento agradecida. A veces cuando miro atrás y veo a la Nuria de antes, a aquella que pensaba que no lo conseguiría, me aplaudo a mí misma por haber tenido el valor de apostar, por primera vez, en mí y en que lo conseguiría.

Este año ha pasado demasiado rápido. Apenas en un suspiro ha llegado la Primavera, el frío comienza a pasar y los corazones rotos comienzan a reconstruirse poco a poco. Los días que he vivido desde aquel 21 de Marzo de 2012 han sido para mí uno de los regalos más grandes que ha podido hacerme la vida. He reído hasta dolerme la barriga, me he sentido triste, desdichada y sin ganas y aún así he pasado el bache. En estos 365 días he tenido a mi lado a personas que no me han dejado ni un sólo día sola, que me han apoyado incluso cuando discutíamos por Skype y sin las cuales no puedo vivir a pesar de tenerlas tan lejos. Personas que ni siquiera me han dejado sola en un día tan especial como hoy, personas a las que abrazar, que están en Milán para compartir conmigo un día muy especial para mí.

No pensé que diría esto pero ahora lloro de felicidad mientras escribo esto. En un año he aprendido a valorar muchas cosas, a quererme a mí misma, a vivir mucho más y también a ser más responsable. He aprendido que siempre no se consigue lo que se espera y que eso no significa que debamos sentirnos mal si no que conseguiremos otras cosas que serán incluso mejores.

Sé que cuando repase este tiempo pasado en Milán cuando cumpla los 22 echaré de menos todo lo que tengo aquí. Echaré de menos los días nevados, las sonrisas robadas, las conversaciones en la escalera, las confidencias y tanta amistad. Echaré de menos todos y cada uno de los días vividos aquí porque, al margen de ser buenos o malos, me han convertido en la persona que soy ahora y de la que estoy orgullosa.

Así que gracias por estos 20 tan maravillosos que voy a recordar toda mi vida. Por los 20 son para mí EL AÑO y porque, pase lo que pase, nunca voy a olvidarlo. Aún así los 21 con sus personas de siempre y algunos nuevos empiezan bien y creo que, haga lo que haga, hoy voy a ser feliz, mucho. HOY SOY LA PERSONA MÁS FELIZ DEL MUNDO.

¡FELICES 21 PRIMAVERAS!

1 comentario:

  1. Felicidades a esa nueva Nuria.
    Y sobre todo, gracias por dejarme seguir en tu vida, por ser tú y por mantenerme a pesar de todo.

    Felices 21 primaveras y gracias por hacer que las disfrutemos los demás.

    Te quiero.

    ResponderEliminar

Visitantes recientes