30 de noviembre de 2010

Nieve.

Y veo caer los copos de nieve a través de la ventana. Sentada en clase pienso en lo mucho que me gustaría estar ahí fuera, contigo, corriendo y besándonos bajo los copos de nieve que se posan en nuestros rostros y en nuestras ropas.
Sigue nevando y yo deseando abarcar toda la nieve que cae del suelo con mis manos, pero no son suficiente para albergar algo tan magnífico. Me encanta observar ese paisaje invernal, soñar con todas esas cosas que haría si estuviera ahí fuera.
Los árboles se tiñen de blanco así como la hierba y los bancos de la universidad. Y veo pasar gente, corren para evitar que los copos de nieve calen a través de sus abrigos, pero yo me muero por estar ahí fuera; por cogerte de las manos fuertemente y dar vueltas bajo este paisaje invernal.
¿A tí también te gustaría? Ojalá estuvieras aquí para decirme que sí, para raptarme ahora mismo y llevarme ahí fuera aunque cogiéramos un resfriado y tuviéramos que estar en cama durante una semana. ¿Sabes? Aún y con eso seguiría valiendo la pena correr ese riesgo si es contigo, si es para poder disfrutar de la primera nevada del invierno a tu lado.
Pero yo estoy aquí y tú allí, lejos,. Y la nieve sigue cayendo al otro lado de la ventana mientras yo no puedo dejar de mirar a través de ella y ver como poco a poco amaina llevándose consigo todos los sueños que he tenido despierta.
Sólo espero que tú también la hayas visto, que también hayas pensado en mí y en todo lo que te habría gustado hacer conmigo si me hubieras tenido cerca.
Aún sigo soñando a que llegue ese día. Mientras tanto,esperaré.

2 comentarios:

  1. Ah! Me encanta =) Así que a esto es a lo que te dedicas en clase, eh? Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Si...
    Más o menso...algo bueno tenía que tener el sentarse atrás por un día,noo?

    ResponderEliminar

Visitantes recientes